Newsletter Primavera 2020

El pasado sábado, acabó la primavera; el Sol ha abandonado Tauro y se sitúa sobre Géminis, según nos indica nuestro calendario biodinámico de referencia de Pierre Masson. La naturaleza nos ha regalado una primavera lluviosa que necesitábamos tras un año y medio muy seco. La luz y los cielos han estado más brillantes que nunca, posiblemente gracias al respiro que le hemos dado en el confinamiento.

Han sido unos meses muy especiales de recogimiento y de concentración exclusiva en el trabajo en la viña, ya que muchas visitas y viajes quedaron paralizados. Aprovechamos para desearte desde aquí que estés sano y que esta pandemia haya afectado lo menos posible a tus seres queridos y a tu trabajo.

Las primaveras lluviosas generan más trabajo en la viña, ya que hay un mayor crecimiento de las hierbas y una mayor proliferación de las enfermedades. Además el trabajo del suelo también requiere una especial atención, buscando tras cada lluvia fuerte volver a oxigenarlo con labores superficiales, como su estuviésemos amasando una masa de pan y quisiéramos mantener vivas sus levaduras.

Este año, además, la brotación se adelantó dos semanas, ya que aún no había llovido, y la planta al estar débil, tuvo menos paciencia y menos fuerza para aguantar su salida a la luz. Nuestras viñas se vieron menos afectadas por este proceso ya que realizamos podas muy cortas en previsión de la sequía y en la búsqueda de equilibrio con nuestra forma de trabajar el suelo, que siempre es mínima, en superficie y sin rotación, para mantener las capas de microorganismos. Como siempre decimos: suelos vivos, vinos vivos!

© 2021 Muchada-Leclapart | Todos los derechos reservados | Términos y Condiciones | Política de Privacidad | Política de Cookies